[:en]The United States and European allies launched strikes on Friday against Syrian research, storage and military targets as President Trump sought to punish President Bashar al-Assad for a suspected chemical attack near Damascus last weekend that killed more than 40 people.

The United States has launched air strikes alongside UK and French forces aimed at the Syrian regime’s chemical weapons facilities.

Moments after the president’s address finished, reports emerged of explosions in Damascus. A Pentagon briefing later confirmed three sites were hit in Damascus and Homs. Syrian air defences responded but the US said it has suffered no losses in the initial air strikes.

Anatoly Antonov, the Russian ambassador to the US, said “such actions will not be left without consequences” and said Moscow was being threatened. “Insulting the president of Russia is unacceptable and inadmissible,” he added.

The Syrian Observatory said the Syrian Army’s 4th Division and Republican Guard was among the targets. (Image: NYTimes)

Trump’s decision stands to further complicate Syria’s already complex civil war. The Americans, Russians, Iranians, Turks, Israelis and more have all been involved in Syria’s bloodshed to varying degrees, turning it into a proxy battleground for various global interests.

TYP Newsroom with information from NYTimes, The Guardian, USA Today[:de]

Estados Unidos decidió atacar a Siria, y el presidente Donald Trump anunció que junto con Reino Unido y Francia, en represalia por la utilización de armas químicas, bombardearán puntos estratégicos.

Washington culpó más temprano al Gobierno sirio de un mortal ataque con armas químicas este mes y criticó a Rusia por no frenar a su aliado, el presidente Bashar al-Assad.

Trump ordenó el viernes ataques de precisión contra las capacidades de armas químicas del presidente de Siria, Bashar al-Assad, mientras se escuchaban explosiones en la capital Damasco.

Dijo que está en curso una operación en conjunto con Francia y Reino Unido y que están preparados para mantener la respuesta hasta que Siria detenga el uso de armas químicas. La ofensiva de los tres aliados ocurre luego de un ataque con gas venenoso en Siria que dejó al menos 60 personas muertas la semana pasada.

“Hace poco tiempo, ordené a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos lanzar ataques de precisión contra blancos asociados con las capacidades de armas químicas del dictador sirio Bashar al-Assad”, dijo Trump en un discurso transmitido por televisión desde la Casa Blanca.

Un funcionario estadounidense afirmó a Reuters que los ataques apuntaban a varios objetivos e involucraban misiles crucero Tomahawk.

“Estas no son las acciones de un hombre. Al contrario, son crímenes de un monstruo”, dijo Trump, refiriéndose a Assad y su papel en los ataques con armas químicas.

“El propósito de nuestras acciones esta noche es establecer un fuerte elemento de disuasión contra la producción, distribución y uso de armas químicas”, afirmó Trump.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos dijo que un centro de investigación científica y bases militares en Damasco fueron impactadas por los ataques.

El presidente estadounidense criticó duramente a Rusia e Irán, que han apoyado al Gobierno de Assad.

“A Irán y a Rusia, les pregunto, ¿Qué tipo de país quiere estar asociado con un asesino en masa de hombres, mujeres y niños inocentes?”, refirió.

La primera ministra británica, Theresa May, dijo que autorizó a las fuerzas armas de Reino Unido “a realizar ataques coordinados y enfocados para deteriorar la capacidad de armas químicas del régimen de Siria”.

La acción militar no busca intervenir en la guerra civil en Siria ni cambiar al gobierno, agregó May.

 [:]

Leave a Reply